Una buena historia, bien merece nuestra atención

Tras un tiempo de descanso y reflexión arrancamos temporada con un post dedicado ni más ni menos que al arte de contar historias, el storytelling. Con esta técnica buscamos entretener, emocionar, llegar a los corazones de quienes nos escuchan y ven con pasajes de nuestra vida, empatizar. Son mensajes con moraleja que espera quedarse grabada en la mente, que puede influir a la hora de decidirnos en la compra de un producto u otro o incluso como algo que nos llega y que podemos comentar con nuestros amigos, el boca a boca. Valga de ejemplo este anuncio en “El que ríe el último, ríe mejor (siempre que tenga dentadura)”.

El storytelling paso a paso.

Lo primero es tener pensado el tema, el punto de vista desde el que vamos a tratarlo y buscar por lo tanto la trama y los argumentos. Como toda buena historia, ésta tiene que contar con un principio, un desarrollo, un punto álgido y un fin que deje buen sabor de boca y que dé alas al destinatario para recrear su propia historia.

Nuestra historia necesita un héroe: un inocente, un amigo, un amante, un hombre corriente (casi siempre) que puede contar con la ayuda de escuderos (amigos, familiares). Como ejemplo, vemos este anuncio protagonizado por Marcos cuyos escuderos se esfuerzan en cumplir los sueños de este joven.

¿Y qué ventajas tiene esta técnica?

Estos mini-cortos publicitarios que son en ocasiones los anuncios elaborados mediante storytelling pretenden que los diferenciemos, que no pasen desapercibidos entre los

3.000 impactos publicitarios que recibimos diariamente, más de un millón al año. Con originalidad e historias más o menos creíbles se pretende conseguir su fidelidad a ser posible duradera.

En vez de escuchar o ver anuncios que describen las características, beneficios y demás lindezas de los productos preferimos estas historias con las que nos podemos sentir identificados e incluso formar parte de ellas. Es el caso de la campaña de una compañía que vende leche y se hace eco de la crisis económica, pero “aunque el país ha dejado de crecer, no hay ninguna razón para que nuestros hijos dejen de hacerlo como se merecen”. 

Para dejar huella… Los expertos en publicidad recomiendan apelar a even­tos de nues­tras vidas cotidianas, experiencias que nos mar­caron y por las que todos hemos pasado como la niñez o la juven­tud. También pueden basarse en cuen­tos, refranes, historias de superación, aunque lo principal es que sean experiencias (reales o sugeridas) que crean un vínculo entre marca y audiencia.

Una experiencia sugerida y única es la que ofreció una compañía que fabrica pañales con motivo del Día del Padre. Permitió a los papás reproducir las sensaciones que tienen las mamás embarazadas.

En este retorno activo de ‘101 formas de comunicar’ vamos a quedarnos con un buen sabor de boca de un storytelling que nos hace recordar que lo importante es disfrutar de las pequeñas cosas que hacen que la vida merezca la pena.

Fuentes consultadas

http://www.makamo.es/storytelling-de-marcas-la-importancia-del-como-mas-alla-del-que/

http://www.masquecomunicacion.com/blog/2013/09/09/la-clave-del-storytelling-conectar-emocionalmente-con-el-usuario/

2 pensamientos en “Una buena historia, bien merece nuestra atención

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s